Lunes, 24 Agosto 2015 00:00

Entrevista a Susana Almoguera

Escrito por
Valora este artículo
(7 votos)

Después del parón veraniego “Chicas Veloces” vuelve a su máxima actividad. Que mejor para dejar atrás la temporada estival;  una entrevista a una madre que desde que su hijo era apenas un niño su máxima ilusión era que él llegara al Mundial.

 

Y así es,  Jorge Martín ha comenzado su andadura mundialista esta misma temporada en Qatar, bajo la tutela del flamante campeón del mundo Jorge Martínez “Aspar”, quien le dio la oportunidad de formar parte de su equipo a principios de año. Durante esta temporada ha añadido a su palmarés dos meritorios onceavos puestos en Montmeló y Brno. Mientras que sus mejores clasificaciones de salida han sido una sexta posición en Sachsenring y una novena en Brno.

 

Antes de que el piloto de San Sebastián de los Reyes se adentrara en la caravana mundialista, Jorge, se dio a conocer ya por sus brillantes resultados en la “famosa” Red Bull Rookies Cup, consiguiendo un subcampeonato durante la temporada 2013, e incluso llegando a ser el primer español en conseguir el título al año siguiente.

 

Hoy en “Chicas Veloces” hemos tenido el placer de entrevistar a su madre; Susana Almoguera. Susana, fiel seguidora de su hijo, lo acompaña desde que se montó a su primera moto a todas las carreras que puede.

 

CHICAS VELOCES: Buenas tardes Susana, ¿Qué pensaste la primera vez que Jorge te pidió una moto?

SUSANA ALMOGUERA: Pues me pareció muy natural, porque desde los seis meses estaba en los circuitos con su padre y conmigo. Y a los dos años se iba a la cama con una revista de motociclismo en la mano, jamás logré contarle un cuento.  De hecho, cuando yo estaba embarazada de cuatro meses, su padre le compró su primera camiseta motera.

 

CH.V: ¿Había algún aficionado al motociclismo en la familia antes de que empezara a competir?

S.A: Si, su padre, un amante del motociclismo y alguna que otra competición amateur, así que en casa había motos, motos y más motos.

 

CH.V: ¿Cómo viviste su primera competición?

S.A: Bueno, desde la expectación y la ingenuidad, como algo divertido aunque con los nervios típicos. Luego vas adquiriendo una visión más cruda, la realista.

 

CH.V: ¿Cómo es tener a un piloto mundialista en la familia?

S.A: Pues la verdad es que es muy emocionante, verle en el Mundial es un sueño cumplido, se alinearon los planetas y es una alegría inmensa verle feliz.

 

CH.V: ¿Cómo ha cambiado vuestra vida desde entonces?

S.A: Dejas de hacer muchas cosas; ya no hay que cargar y descargar furgoneta, montar y desmontar carpas,  preparar comidas para el fin de semana para todo el equipo, etc…. Este año disfrutamos más, su padre y yo paseamos por el paddock,  estamos pendientes por si necesita algo y he descubierto que puedo  ir a verle durante los entrenos a los viales de los circuitos con su scooter y me gusta mucho casi le puedo tocar. Por lo demás todo sigue igual, trabajando e intentando darle a Jorge la normalidad de su vida de siempre cuando llega a casa. 

 

CH.V: ¿Que le dices a tu hijo antes de una carrera?

S.A: Pues si estoy con él siempre le doy un beso y le deseo suerte, la frase es: “Suerte hijo. Disfruta. Te quiero”“. Si no estoy en el circuito le mando un WhatsApp con muchos corazones (argumenta entre risas).

 

CH.V: ¿Tienes alguna manía antes de la carrera de tu hijo?

S.A: Normalmente me tiembla todo el cuerpo, me suelo ir a dar vueltas por el paddock o meterme en algún hospitality a ver la carrera a trozos, soy incapaz de verle en directo todo el tiempo. Suelo llevar una estampa del Divino Niño  y últimamente una Virgen de Fátima que nos encontramos en un aeropuerto, nos vino a buscar, y rezo, rezo y rezo… ¡Vuelvo locos a todos los Santos!

 

CH.V: ¿Que condición le ponías a Jorge para poder correr?

S.A: Pues en casa siempre ha habido una máxima: “Si no hay estudios, no hay moto”, pero es muy buen estudiante con notas brillantes, no tengo queja alguna, la formación es un valor en su vida y eso es muy importante.

 

CH.V: ¿Cómo vive una madre que su hijo se juegue la vida en cada carrera?

S.A: Uffff… FATAL,  a mi cada carrera me cuesta dos años de vida mínimo.

 

CH.V: ¿Merece la pena ese sufrimiento sabiendo que competir en moto es su mayor pasión?

S.A: Sí, sin lugar a dudas. Hay momentos en el camino realmente maravillosos, que no cambiaría por nada del mundo. Pero claro, lo digo ahora  que ha llegado al Mundial y ves un sueño cumplido, pero han sido muchos años de lucha y nos hemos cruzado con muchas personas igual que nosotros  y que se quedan en el camino. Siempre vas sin un duro en los bolsillos,  el cuerpo encogido y el corazón lleno de esperanzas.

 

CH.V: ¿Te gustaría que tu hijo se ganara la vida con esto o que aparte tenga unos estudios y otro trabajo para cuando esto acabe?

S.A: Me encantaría que se ganara la vida con esto porque es su profesión y  trabajar en lo que te gusta hoy en día es un privilegio. Pero él sigue estudiando, nunca sabes lo que te va a deparar la vida y los estudios son como decía el poema de Desiderata;

 “Disfruta de tus éxitos, lo mismo que de tus planes.

Mantén el interés en tu propia carrera,
por humilde que sea, ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos”.

 Los estudios, el conocimiento, de la forma que sea que los adquieras,  son los que te forman como persona, los que marcan la diferencia en el saber estar y lo más importante,  en el de saber ser.

 

CH.V: ¿Dónde verías a tu hijo si no fuera compitiendo?

S.A: No lo veo, la verdad, pero me imagino que estudiando una carrera relacionada con el deporte y por supuesto, subido a una moto los fines de semana.

 

CH.V¿Qué opinas de las chicas dentro del mundo del motor?

S.A: Pues me encanta, como en cualquier otro sector, ya sabes que somos muy corporativistas y nos gusta conquistar territorios… ¿Por qué no?

Creo que somos diferentes por naturaleza y que en este deporte las mujeres requieren un mayor esfuerzo a la hora de estar físicamente preparadas, pero eso no quita que las mujeres con las dotes pertinentes y sabiéndolo hacer bien deberían estar al mismo nivel y con las mismas oportunidades.

No por ser mujeres u hombres hay que darles más facilidades, creo que lo que tiene que primar en este o cualquier deporte es la capacidad de realizarlo, tener un talento especial para destacar y poner el 200% de tu esfuerzo sin olvidar que te sonría la suerte. Si lo vales llegas, no importa el sexo sino tu capacidad de lucha y la fuerza de tus objetivos.

Ahora bien, cuidadito con pedir tanta igualdad porque si estamos en plan reivindicativo habrá que mirar para ambos lados, y no es lo mismo la repercusión mediática de un piloto y una piloto ante un mismo resultado en carrera, claro que nosotras somos más guapas, pero esto no es justo tampoco para ellos.

Conozco personalmente a grandes mujeres pilotos como Sara Román, María Herrera, Ana Carrasco y no solo son fantásticas deportistas, con talento,  sacrificadas y amantes del motociclismo, ni más ni menos que mi hijo,  las admiro por ser personas sencillas, cercanas, formadas, divertidas y apasionadas, pero sobre todo por lo cariñosas que son conmigo.

Desde aquí les deseo lo mejor del mundo a ellas y a todas las mujeres pilotos que luchan por cumplir un sueño, y para ser equitativos también se lo deseo a ellos. ¡PERO A MI HIJO MÁS...! (Comenta entre risas)

 

1538841 690893104308343 1802852110 n

 

(FAMILIA AL COMPLETO)

 

Jorge Marin Bankia

 

 

(SUSANA Y JORGE DURANTE LA PRUEBA EN JEREZ DE LA CUNA DE CAMPEONES BANKIA)

 

IMG-20150709-WA0009

 

(SUSANA Y JORGE TEMPORADA 2015)

 

Visto 2080 veces Modificado por última vez en Lunes, 24 Agosto 2015 08:48